lunes, 21 de abril de 2014

BIPOLARES ANÓNIMOS - QUITO



Somos un grupo de pacientes con trastorno bipolar afectivo y familiares o parejas de personas bipolares que hemos sido afectados por su enfermedad.

Nos reunimos en un ambiente de seguridad y respeto para compartir: Experiencias, fortalezas y esperanzas.
Nos basamos en la filosofía de los 12 pasos adaptados de Alcohólicos Anónimos. Sabemos que aunque el Trastorno Bipolar no es una adicción, pero nos puede llevar a diferentes tipos de adicciones sobre todo en estados de manía.

Las manifestaciones de la conducta y la enfermedad colectiva, la disfunción familiar y la expresión de las conductas y los sentimientos sin control son en esencia los mismos: codependencia, dependencias a sustancias tóxicas, comportamientos de alto riesgo, vienen como un conjunto de manifestaciones de paciente y de familiares conformando familias o parejas de difícil convivencia.

Por eso en este grupo nos auto ayudamos para que aumente nuestra esperanza en llegar a realizarnos como seres humanos con una buena calidad de vida y juntos buscamos las herramientas para un buen vivir.
La ingobernabilidad es cuando no se tiene control de la patología y la misma controla nuestra vida y nos lleva por senderos oscuros y tormentosos de recaídas y recaídas episodio tras episodio.

Admitir que somos impotentes ante la enfermedad nos brinda un rayo de luz, ya que sólo reconociendo la misma, trabajando en prevenir las recaídas con las recomendaciones del programa tomaos el control de nuestra vida y podemos reconstruirlas un día a la vez, la memoria volverá, la motricidad volverá, las capacidades cognitivas se manifestarán con total normalidad, se evitarán recaídas ya que se cumplirá con las reglas de oro para personas bipolares. 




Cómo funciona Bipolares Anónimos en Quito
Entrevista




FRONTERAS DE LA REUNION

CUANDO ASISTAN A NUESTRAS REUNIONES...




Por favor pedimos a los asistentes tomar en cuenta las siguientes normas para llevar a cabo la junta de una forma correcta, segura y respetuosa:

- Por favor apaguen sus celulares.
- No interrumpimos cuando una persona esté hablando
- Escuchamos con respeto a lo que tienen que decir las otras personas
   y compartimos nuestra experiencia cuando sea apropiado.
- Toda participación es voluntaria.
- No estamos obligados a hablar si no deseamos hacerlo.
- No damos concejos a menos que se nos pida.
- Nos concentramos más en la solución que en el problema.
- Una junta no es terapia de grupo debido a que no somos profesionales terapistas.
- Al compartir nos dirigimos a todo el grupo, no a una o dos personas.
- Al compartir acerca de nuestra recuperación utilizamos las palabras “yo” o “nosotros”
   en lugar de “usted” o “ustedes”.
- Procuramos no utilizar un lenguaje ofensivo.
- Nosotros no juzgamos, no criticamos, ni nos comparamos.
- En caso de que una persona esté haciendo daño a terceros,
   si le advertimos sobre las consecuencias de sus actos.
- Procuramos la práctica del anonimato y la confidencialidad para que la junta sea un lugar seguro para los      asistentes.
- Generalmente utilizamos sólo el primer nombre en el grupo para garantizar el anonimato.
- Sugerimos que el asistir a las reuniones sea una prioridad en nuestras vidas.

EL ANONIMATO, BASE ESENCIAL DE NUESTRO PROGRAMA

12 TRADICIÓN - EL ANONIMATO: El anonimato es el fundamento espiritual de nuestras tradiciones y nos recuerda que debemos siempre anteponer los principios alas personalidades.
Lo que se dice tanto en las reuniones como en las conversaciones particulares entre los miembros es confidencial.

Los miembros no contamos a ninguna otra persona lo que escuchamos sobre las intimidades que nos cuentan en base a la confianza.

Lo que vimos o qué se dijo en la junta se trata como un asunto confidencial y no se comenta con personas que no sean miembros del grupo.

Todo lo que se habla en el grupo, queda dentro del grupo. 




SÉPTIMA TRADICIÓN: El sostenimiento económico de cada grupo corre a cada cuenta del mismo. Nos negamos a recibir contribuciones exteriores.

lunes, 3 de octubre de 2011

EL TRASTORNO BIPOLAR AFECTIVO


EL TRASTORNO BIPOLAR

El trastorno bipolar es una enfermedad mental severa. Las personas que la sufren experimentan cambios drásticos en su estado de ánimo. Pueden pasar de estar muy enérgicos, "eufóricos" y/o irritables, a sentirse tristes, desesperanzados y luego comenzar el ciclo nuevamente. Frecuentemente tienen estados de ánimo normales entre uno y otro ciclo. A las sensaciones de euforia se les llama manías. A las de tristeza y desesperanza se les llama depresión.

El trastorno bipolar puede provenir de una tendencia familiar. Suele empezar al final de la adolescencia o al inicio de la edad adulta. Si cree que puede tener este problema, hable con un profesional de la salud. Un chequeo médico puede descartar otras enfermedades que podrían causarle cambios en su estado de ánimo.

Si no se trata, el trastorno bipolar puede dar como resultado el deterioro de las relaciones interpersonales, bajo desempeño escolar o laboral e incluso el suicidio. Sin embargo, existen tratamientos eficaces: medicinas y "terapia de conversación". La combinación de ambas suele ser lo que mejor surte efecto.

Experimenta estados de ánimo intensos?

¿Algunos días se siente muy feliz y con mucha energía y otros muy triste y deprimido? ¿Le duran estos estados de ánimo una semana o más? ¿Le es difícil dormir, concentrarse, o ir a trabajar debido a estos cambios de ánimo?

Algunas personas que experimentan estos síntomas sufren del trastorno bipolar, una grave enfermedad mental. Lea este folleto para obtener más información.

¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar es una grave enfermedad del cerebro. También se llama enfermedad maníaco-depresiva. Los que sufren del trastorno bipolar experimentan cambios de ánimo inusuales. A veces se sienten muy felices y “animados” y mucho más activos que de costumbre. Esto se llama manía. Y a veces los que sufren del trastorno bipolar se sienten muy tristes y “deprimidos” y son mucho menos activos. Esto se llama depresión. El trastorno bipolar también puede provocar cambios en la energía y el comportamiento.

El trastorno bipolar no es lo mismo que los altibajos que experimentan todas las personas. Los síntomas bipolares son más potentes. Pueden dañar las relaciones entre personas y hacer que sea más difícil ir a la escuela o conservar un empleo. También pueden ser peligrosos. Algunos personas que sufren del trastorno bipolar intentan hacerse daño o suicidarse.

Los que sufren del trastorno bipolar pueden obtener tratamiento. Con ayuda pueden mejorar y llevar vidas exitosas.

¿Quién puede desarrollar el trastorno bipolar?

Cualquier persona puede desarrollar el trastorno bipolar. A menudo comienza en las últimas etapas de la adolescencia o al principio de la adultez. Pero también niños y adultos pueden sufrir del trastorno bipolar. Generalmente la enfermedad dura toda la vida.

¿Qué causa el trastorno bipolar?

Varios factores pueden contribuir al trastorno bipolar, entre ellos:

  • Los genes, porque la enfermedad es hereditaria
  • La anormalidad en la estructura y función del cerebro

Las causas del trastorno bipolar no siempre son claras. Los científicos están tratando de obtener más información sobre el trastorno a través de estudios. Estas investigaciones quizás puedan ayudar a los médicos a predecir si una persona sufrirá del trastorno bipolar. Algún día, quizás también puedan ayudar a los médicos a prevenir la enfermedad en algunas personas.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno bipolar?

Los cambios de estado de ánimo bipolares se llaman “episodios anímicos”. Las personas pueden tener episodios maníacos, depresivos, o “mixtos”. Un episodio mixto incluye síntomas tanto maníacos como depresivos. Estos episodios anímicos provocan síntomas que duran una semana o dos y a veces más. Durante un episodio, los síntomas se presentan todos los días durante la mayor parte del día.

Los episodios anímicos son intensos. Las emociones son fuertes y ocurren junto con cambios extremos en los niveles de comportamiento y energía.

Los que sufren un episodio maníaco pueden:
  • Sentirse muy “alegres” o “animados”
  • Sentirse muy “nerviosos” o “alterados/ansiosos”
  • Hablar muy rápido de muchas cosas distintas
  • Estar inquietos, irritados, o “sensibles”
  • Tener problemas para relajarse o dormir
  • Creerse capaz de hacer muchas cosas a la vez y estar más activos de lo común
  • Hacer cosas arriesgadas, como gastar mucho dinero o tener sexo sin cuidado alguno

Los que sufren un episodio depresivo pueden:

  • Sentirse muy “deprimidos” o tristes
  • Sentirse preocupados y vacíos
  • Tener problemas para concentrarse
  • Olvidarse mucho las cosas
  • Perder el interés en actividades divertidas y volverse menos activos
  • Sentirse cansados o sin energía
  • Tener dificultad para dormir
  • Pensar en la muerte o el suicidio

¿Puede el trastorno bipolar coexistir con otros problemas?

Sí. A veces los que sufren episodios anímicos muy intensos pueden tener síntomas psicóticos. Estos intensos síntomas pueden provocar alucinaciones (ver u oír cosas que no son reales). Los que sufren manía y síntomas psicóticos pueden creer que son ricos y famosos o que tienen poderes especiales. Las personas con depresión y síntomas psicóticos pueden creer que han cometido un crimen o que sus vidas están destruidas.

A veces los episodios anímicos vienen acompañados de problemas de comportamiento. Una persona puede beber demasiado o consumir drogas. Algunos corren muchos riesgos como, por ejemplo, gastan demasiado dinero o tienen sexo sin cuidado alguno. Estos problemas pueden dañar vidas y perjudicar relaciones. Algunas personas que sufren del trastorno bipolar tienen problemas para conservar su empleo o desempeñarse bien en la escuela.

¿Es fácil diagnosticar el trastorno bipolar?

No. Algunas personas sufren del trastorno bipolar durante años antes de que alguien lo sepa. Esto se debe a que los síntomas bipolares pueden parecerse a varios problemas diferentes. Los familiares y amigos pueden no darse cuenta de que los síntomas de una persona son parte de un problema mayor. Un médico puede creer que la persona tiene una enfermedad distinta como, por ejemplo, esquizofrenia o depresión.

Además, los que sufren del trastorno bipolar a menudo tienen otros problemas de salud. Esto puede hacer que a los médicos les sea difícil diagnosticar el trastorno bipolar. Ejemplos de estos otros problemas incluyen el abuso de sustancias, los trastornos de ansiedad, la enfermedad de la tiroides, las enfermedades cardíacas, y la obesidad.

¿Cómo se trata el trastorno bipolar?

Por ahora, el trastorno bipolar no tiene cura. Pero un tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas. La mayoría de las personas pueden obtener ayuda para controlar los cambios de estado de ánimo y problemas de comportamiento. Un tratamiento funciona mejor cuando es continuo y no es interrumpido de vez en cuando.

  1. Medicamentos. Distintos tipos de medicamentos pueden dar buen resultado. Las personas responden a los medicamentos de distintas maneras, así que el tipo de medicamento seleccionado depende del paciente. A veces una persona debe probar distintos medicamentos para descubrir cuáles dan mejor resultado.

    Los medicamentos pueden provocar efectos secundarios. Los pacientes siempre deben comunicarle al médico estos problemas. Además, los pacientes no deben dejar de tomar un medicamento sin consultar al médico. Suspender los medicamentos de repente puede ser peligroso y puede empeorar los síntomas bipolares.
  2. Terapia. Distintas clases de psicoterapia o terapia “de diálogo” pueden ayudar a las personas que sufren del trastorno bipolar. La terapia las puede ayudar a cambiar su conducta y manejar sus vidas. También puede ayudar a los pacientes a llevarse mejor con familiares y amigos. A veces la terapia incluye a los familiares y amigos.
  3. Otros tratamientos. Algunas personas no mejoran con medicamentos y terapia. Estas personas pueden tratar la “terapia electroconvulsiva” o TEC. A veces se la llama terapia de “choque”. La TEC da un “choque” rápido que a veces puede corregir problemas en el cerebro.

    A veces las personas toman suplementos naturales y a base de hierbas como, por ejemplo, Hierba de San Juan o ácidos grasosos con omega-3. Consulte a su médico antes de tomar cualquier suplemento. Los científicos no están seguros sobre cómo estos productos afectan a los que sufren del trastorno bipolar.

    Puede que algunas personas también necesiten medicamentos para dormir durante el tratamiento.

    martes, 27 de septiembre de 2011

    CUANDO LA VIDA SE PARTE EN DOS

    BIPOLARIDAD


    Los pacientes de este mal pasan vertiginosamente de un estado anímico a otro.
    Un rostro dividido en dos: en el lado izquierdo presenta una sonrisa, y en el derecho u gesto de enojo. De tal manera se suele representar a la bipolaridad. Este sin embargo, es un trastorno psicológico más complejo.
    Adriana Fornasini, psicóloga en Quito señala que esta es una patólogia que se provoca por un dsorden químico a nivel neuronal. Lo grafica de la siguienten manera: las nuronas del cerebro se conectan a través de un contacto químico. Los neurotransmisores, como la cerotonina o la norepinefrian, son susbtancias que facilitan esa conexión. Como éstas influyen en el estado anímioc, cuando se da un desequilibro de estos químicos, se generan alteraciones de humor.
    TRES TIPOS DE BIPOLARIDAD
    La especialista agrega que existen tres tipos de bipolaridad. El primero es el cilotímico, en la cual las irregularidades anímicas no son tan cosntantes. El segundo tipo es el 1, cuya característica es que las variaciones son más visibles. El tercero es la bipolaridad 2 y es más difícil de detectar, ya que carece de rasgos psicóticos (falta de contacto con la realidad).
    BIPOLARES ANÓNIMOS EN QUITO
    Fornascini considera que acudir a grupos de auto ayuda es una opción útil para controlar el trastorno.  Uno de estos grupos es Bipolares Anónimos que funciona desde el año pasado  en Quito.
    Antonio, su coordinador, indica que el objetivo del programa es reunir a personas bipolares para que compartan sus experiencias con similares y encuentren tranquilidad espiritual.
    El grupo también esta abierto para padres de familia cónyuges o amigos.  El anonimato sirve para que quienes acuden algrupo sientan confianza y compartan con más soltura.
    “Bipolares Anónimos” funciona  con una lógica similar a los grupos de alcohólicos anónimos. Allí las personas siguen los 12 pasos y las 12 tradiciones. Adicionalmente aprenden las reglas de oro que rigen para personas bipolares en las que están n o trasnocharse, no tomar alcohol ni drogas, no tomar medicamentaos que no estén avalados por su medico, ni ningún tipo de energizantes, ansiolíticos o anti depresivos…
    Desde su apertura hasta la fecha, de acuerdo con los testimonios recogidos, los cambios que las personas bipolares han logrado a partir de sus visitas al grupo han sido  notorios.
    BIPOLARIDAD EN ECUADOR.
    En Ecuador no obstante, no existe una cifra oficial, aunque si se toma en cuenta la situación global, se llega a un cálculo de que el 1% de las personas tendría el trastorno bipolar afectivo, según Carlos Orellana, psiquiatra del Instituto de Neurociencias, ubicado en Guayaquil.
    Según un familiar de un paciente Bipolar que asiste a Bipolares Anónimos, dijo que había investigado por el caso de su hijo, que solo en Quito, tanto en el IESS como en el Hospital Eugenio Espejo donde ya se esta dando tratamiento, existen 11.000 personas registradas con esta patología.
    Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades mentales – incluida la bipolaridad – representan el 45% de las afecciones que perjudican a la población mundial de entre 10 y 24 años de edad. Otro dato de la OMS es que al menos entre el 4 y 6 por ciento de la población mundial pudiera tener bipolaridad.
    FALTA DE ATENCION AL ASPECTO DE LA BIPOLARIDAD
    Orellana opina que la falta de datos se debe a que las saul mental es la que menos atención recibe en Ecuador. “En la lista de prioridades, ésta ocupa el último lugar”. El, sin embargo, resalta que es importante ejecutar un plan de atención integral en las personas qu la padecen. Esto dice el psiquiatra, implica que se combinen la atención de un ´siquiatra, por el lado de la medicación, y de un psicólogo, por el ámbito emocional.
    Es prudente diagnosticar una bipolaridad pasada la  adolescencia, pues durante esta etapa los cambios de humor son regulares.
    Antonio de “Bipolares Anónimos” aconseja observar cualquier cambio anímico irregular en lapsos muy continuos.

    jueves, 25 de agosto de 2011

    REGLAS DE ORO PARA PERSONAS BIPOLARES


    REGLAS DE ORO PARA
    LAS PERSONAS BIPOLARES

    • No trasnocharse
    • No tomar alcohol ni drogas
    • No tomar ningún medicamento que no sea avalado por su médico inclusive los llamados “naturales”.
    • No tomar: Ibuprofeno, Ginseng…
    • NO tomar bebidas obscuras (refrescos de cola, te negro, café, nestea…)
    • Dormir por lo menos 8 horas y no más de 9
    • Caminar por las mañanas
    • No tomar ansiolíticos ni medicamentos para dietas.

    Bipolaridad, trastono bipolar o maniaco-depresivo


    Se llama trastorno bipolar o trastorno afectivo bipolar a un trastorno depresivo de larga evolución, en el que los episodios depresivos se ven interferidos por la aparición de otros episodios caracterizados por un estado de ánimo elevado (euforia excesiva), expansivo (hiperactividad anómala) o irritable. Las fases de exaltación, alegría desenfrenada o irritabilidad y grosería, alternan con otros episodios en que la persona está con depresiones intensas, con bajo estado de ánimo, incapacidad para disfrutar, falta de energía, ideas negativas y, en casos graves, ideas de suicidio.
    El periodo de exaltación se llama “episodio maníaco”, de una palabra griega, “mania”, que significa literalmente “locura”.
    El nombre de afectivo se refiere a las enfermedades de los afectos, nombre genérico que se da a los trastornos depresivos, en general, y al trastorno bipolar. Indistintamente lo nombramos como trastorno bipolar, o como trastorno afectivo bipolar.


    viernes, 8 de julio de 2011

    DIFERENTES EPISODIOS EN LAS PERSONAS BIPOLARES



    • EPISODIOS DEPRESIVOS, con características parecidas a un episodio depresivo mayor.
    Las fases depresivas cursan con:
    o Sentimientos de desesperanza y pesimismo.
    o Estado de ánimo triste, ansioso o "vacío" en forma persistente.
    o Sentimientos de culpa, inutilidad y desamparo.
    o Pérdida de interés o placer en pasatiempos y actividades que antes se disfrutaban, incluyendo la actividad sexual.
    o Disminución de energía, fatiga, agotamiento, sensación de estar "en cámara lenta."
    o Dificultad para concentrarse, recordar y tomar decisiones.
    o Insomnio, despertarse más temprano o dormir más de la cuenta.
    o Pérdida de peso, apetito o ambos, o por el contrario comer más de la cuenta y aumento de peso.
    o Pensamientos de muerte o suicidio; intentos de suicidio.
    o Inquietud, irritabilidad.
    o Síntomas físicos persistentes que no responden al tratamiento médico, como dolores de cabeza, trastornos digestivos y otros dolores crónicos.

    • EPISODIOS DE NORMALIDAD o eutimia
     (de unas palabras griegas que significan: humor normal, o ánimo normal).
    • Episodios maníacos, con los síntomas que se exponen a continuación. Un episodio maníaco cursa con algunos de los siguientes síntomas (más de tres):
    o Autoestima exagerada, o sensaciones de grandeza.
    o Disminución de la necesidad de dormir.
    o Ganas de hablar, mucho más de lo que es necesario.
    o Sensación de pensamiento acelerado.
    o Gran distractibilidad, pasando de una a otra cosa con facilidad.
    o Aumento de la actividad (en el trabajo, en los estudios, en la sexualidad...)
    o Conductas alocadas, implicándose la persona en actividades más o menos placenteras, pero que suponen alto riesgo (compras excesivas, indiscreciones sexuales, inversiones económicas...)
    o Euforia anormal o excesiva.
    o Irritabilidad inusual.
    o Ideas de grandeza.
    o Aumento del deseo sexual.
    o Energía excesivamente incrementada.
    o Falta de juicio.
    o Comportarse en forma inapropiada en situaciones sociales.
    o La persona puede estar hostil y/o amenazar a los demás.
    o Olvido de las consideraciones éticas.
    o Un episodio maníaco causa una gran incapacidad en las actividades habituales de la persona que lo padece. Normalmente la persona está exaltada y “fuera de razón”, y no sigue las normas adecuadas en sus conductas laborales, sociales o de estudios. Puede tener consecuencias desagradables:
    • Empobrecimiento del juicio.
    • Hiperactividad improductiva.
    • Hospitalización involuntaria.
    • Problemas legales y/o económicos.
    • Conductas antiéticas (por ejemplo: disponer de dinero no propio, o apropiarse de hallazgos de otras personas).
    • Cambios inadecuados en cuanto a apariencia (indumentaria llamativa, maquillajes extraños, intentos de aumentar un aspecto más sugerente en lo sexual, etc.)
    • Actividades que demuestran actitudes desorganizadas o raras (repartir dinero, dar consejos a desconocidos con quienes se cruzan, etc.)
    • EPISODIO HIPMANIACO
    Se llama episodio “hipomaniaco” (literalmente, “menos que maníaco”) si lo que hay es un episodio como el anterior, pero sin llegar a provocar un deterioro laboral o social.
    

    • EPISODIOS MIXTOS
    Son episodios en que aparecen, al mismo tiempo, alteraciones propias de la fase depresiva y alteraciones propias de la fase maníaca. Es decir: al mismo tiempo depresión y exaltación, hiperactividad, insomnio, ideas negativas. Especialmente complejos son los episodios mixtos que cursan don ideación depresiva, pues existe una mayor posibilidad de que el paciente pase a la acción y realice tentativas de especial letalidad, buscando incluso la espectacularidad en su autolisis. Las características más comunes en los episodios mixtos son (al menos tres):
    • Alternancia rápida de distintos estados de ánimo (depresión, euforia, irritabilidad)
    • Predominio de la disforia (mal genio)
    • Agitación.
    • Insomnio.
    • Alteración del apetito.
    • Ideación suicida.
    • Síntomas psicóticos (delirios, alucinaciones).

    miércoles, 6 de julio de 2011

    LA BIPOLARIDAD Y SU RELACIÓN CON LA ADICCION AL SEXO




    Francisco es un voluntario que trabaja directamente con personas viviendo con VIH SIDA.
    El no se explicaba el comportamiento de practicas de alto riesgo en cuestiones sexuales que tenían algunos hombres con los cuales  el trato.  A pesar de  aparentemente ser personas normales,  tenían cambios muy fuertes de personalidad, y de pronto actuaban arriesgadamente  creyéndose invencibles. En poco tiempo estos mismos hombres experimentaban cambios de estado animo en la cual  a muy pocos  se les podía notar sus depresiones. Aparecían en ellos ideas recurrentes de muerte. Algunos de ellos incluso transmitieron el VIH a otros  y otros que no fueron VIH positivos tuvieron la idea obsesiva de que al contraer el VIH lograrían hallarle un sentido a la vida, o poner fin a su sufrimiento interno, buscando un auto suicidio lento.
    Personas Viviendo con VIH SIDA y que son Bipolares, en estados de manía empezaban a
    experimentar una ansiedad por el sexo, en las cuales pasan fácilmente a una psicosis en la cual ya no definen la diferencia en la línea que divide el bien y el mal, y empiezan a experimentar una fase de irrealidad sin importar  el daño que pueden causar a otros y empiezan a tener relaciones sexuales promiscuas  sin preservativo, pero si cuidándose de no ser re infectados, en algunos casos
    Es característico que la Perona Bipolar a diferencia de una persona que sufre de adicciones, se de cuenta de lo que ha hecho… El Adicto, siempre hecha la culpa a otro. El Bipolar, se da cuenta de sus actos  y por eso, en estados de normalidad, tiende a auto criticarse, incluso a auto flagelarse.  Se cataloga como malo, terrible, no digno de que le amen… incluso hasta loco o perverso.

    Debido a que la gran mayoría de personas que sufren este trastorno no saben que es “bipolaridad”, incluso parejas, o familiares tampoco lo saben o  no lo investigan ,  se tiende a criticar a las personas Bipolares de las peores formas: insultándolos, hiriéndolos incluso hasta rechazándolos. 
    Luego de varias búsquedas y consultas sobre este tipo de  comportamiento, miembros de la Cruz Roja que trabajan con Personas Viviendo con VIH, dijeron a Francisco que se trata de personas viviendo con Trastorno Bipolar Afectivo.
    Cuando se pidió a las organizaciones que trabajan con VIH  SIDA que investiguen sobre el tema y que ayuden a estas personas. La respuesta fue totalmente adversa.  Los dirigentes no parecían importarles nada sobre el padecimiento de esta enfermedad en sus miembros.
    Una apatía en el caso. Incluso se recibieron insultos, hasta pidieron que se bloque los mensajes en que se enviaba que tomen en cuenta el aspecto de Bipolaridad y su relación con la Adicción Sexual y la Transmisión del VIH.
    Ninguno de los miembros que trabaja en las ONGs,  relacionadas con  VIH SIDA, se comidió en investigar estos trastornos.

    Se enfatizo que se les estaba estigmatizando a las personas viviendo con  el VIH.
    O simplemente se dieron a la crítica y al chisme. Pero ninguno leyó conscientemente aquellos mensajes en que se relataba que personas Bipolares con VIH estaban teniendo relaciones de alto riesgo y transmitiendo el virus.  Incluso no hicieron ningún caso en que hasta se les suplico que ayuden a estas personas.
    Miembros del Ministerio de Salud adujeron que “no había ningún problema” ya que las personas bipolares son simplemente “Bisexuales”.
    Pero en cambio varios lectores de PAIS CANELA, donde circulo esta información se
    identificaron con la temática, algunos ya habían sido evaluados. Otros fueron donde psiquiatras o psicólogos, y obtuvieron el veredicto que eran personas bipolares.
    Algunos pacientes viviendo con VIH , que no se entendían a ellos mismos en cuanto a su comportamiento, al ver estos artículos buscaron asesoría, incluso algunos con posibilidades viajaron al extranjero para ser evaluados, donde descubrieron también que eran personas con trastorno bipolar afectivo.
    Algunos de nuestros amigos verificaron que en otros países es una obligación para las Personas Viviendo con VIH SIDA,  tener mensualmente evaluaciones psiquiátricas y psicológicas, en las que las Personas Bipolares viviendo con VIH SIDA, tenían la obligación de visitar al Psiquiatra y luego de esto obtenían la aprobación para que les entreguen sus anti retro virales.
    Si usted es una persona que le hayan diagnosticado que padece Trastorno Bipolar Afectivo
    y además tiene VIH SIDA, y está en tratamiento, por favor informe de este particular a su médico tratante, ya que no le pueden proporcionar cierto tipo de antirretrovirales.
    BIPOLARES ANONIMOS  ECUADOR
    asaa.ecuador@yahoo.es
    PERSONA BIPOLAR
    Por "manía" se entiende una conducta fuera de lo común haciendo que la persona actué  forma eufórica constantemente. En esos períodos la persona puede gastar más dinero de lo habitual, se aumenta la irritabilidad y la ausencia de sueño.  El bipolar en fases de manía es incapaz de controlar su vertiginoso ritmo de pensamientos.  No conoce límites y desorbita su propia capacidad. En esta fase empieza a tener relaciones sexuales, una promiscuidad excesiva se caracteriza en esta etapa y son temerarios ante el sexo.

    Para quienes padecen este trastorno puede ser muy perturbador.  Y la gran mayoría de estos casos no son detectados. Incluso en personas bipolares que viven con el VIH SIDA.
    La bipolaridad  es un trastorno que afecta la habilidad para ser funcional en las actividades de cada día. Afecta el trabajo o los estudios ( falta de concentración) , a las parejas (los bipolares abandonan a sus relaciones estables por sus etapas en las que pasan a ser sexualmente compulsivos),  a las familias y a la vida social. 
    La mejor forma de tratamiento es la combinación de medicinas y psicoterapia.

    .
    SIGNOS DE UNA PERSONA BI POLAR EN ESTADO DE MANIA
    Estados maníacos: Los síntomas más representativos son la fuga de ideas, elevación del humor y aumento de la actividad.
    • Tener sexo sin tomar precauciones para prevenir el embarazo o una enfermedad de transmisión sexual. En estas fases tienden a la promiscuidad Sexual con quien quiera y donde quiera.  Son generalmente sexualmente compulsivos o adictos al sexo en cualquiera de sus variables.
    ·         Participación en actividades sexuales de riesgo sin valorar las consecuencias que de ellas pueden derivarse.
    • Consumir  alcohol  o drogas. Incluso en el caso de ser una persona viviendo con el VIH, el consumo de alcohol sigue… aunque le hayan advertido del peligro.
    ·         Aumento de la actividad intencionada o agitación psicomotriz. Implicación excesiva en actividades placenteras que tienen un alto potencial para producir consecuencias graves ( p. ej. compras irrefrenables, indiscreciones sexuales, etc )
    • Gastar demasiado dinero. Fingir  estatus o clase social que no posee.  Posee un sentimiento de "grandiosidad". Se cree capaz de grandes empresas en todo orden de cosas llegando a ser temerario. Puede llegar a endeudar  o incluso poner en riesgo el capital familiar por comprar cosas no necesarias por presumir ante el resto. Esto lo hace generalmente por tapar sus grados.
    • Sentirse muy poderoso e importante. Tiene complejo de superioridad. Habla mucho de grandezas, de dinero, de viajes, de ropa costosa. Todo lo que sea posible por ser admirado. Muchas de esas son mentiras o irrealidades que ha creado en su cabeza.
    • Sentirse muy irritable o enojado de la noche a la mañana, o sin razón alguna.
    • Pensar y hablar tan rápido que las demás personas no alcanzan a comprender lo que usted piensa o en una reunión ser el que más habla. Pasa a ser el centro de atención, pero puede llegar a  hablar rápidamente y descontroladamente.
    • No dormir mucho.  Necesitar mucho menos sueño que normalmente y aun así continuar con energías.
    • Tener dificultad para concentrarse. Pensar con gran rapidez y desordenadamente.
      Le cuesta mantener la atención en un solo tema.
    • Sentirse extraordinariamente "eufórico".
    • En casos extremos puede llegar a sufrir delirios o alucinaciones.

    SIGNOS DE UNA PERSONA BI POLAR EN ESTADO DE DEPRESIÓN
    ·         No tener interés ni sentir placer al hacer las cosas que usted solía disfrutar, incluso el sexo. Lapsos en que tiene Pérdida de interés por las cosas que normalmente eran placenteras.
    • Pensar en la muerte y en el suicidio. Realizar actos que le pueden llevar a la muerte
      como relaciones sexuales riesgosas.  Los bipolares tienen una relación directa en cuanto a contraer el VIH o cualquier Infección de transmisión sexual también en estas etapas.
    • Si tiene una enfermedad terminal, no toma las precauciones del caso.
      El sexo es justamente una droga, para evitar estos estados de depresión.
      En caso de ser VIH en estas etapas se vuelve un peligro. Puede tener deseos de
      re infectarse o transmitir el virus a otras personas. Vienen estados de perversidad.
      Puede llegar a sentir mayor excitación si sabe que esta transmitiendo el virus.
      Pero luego le vienen estados de depresión y culpabilidad sumamente fuertes y los enfrenta solo. El mismo no se entiende el porque de esta conducta. Pero esta consciente del daño que se esta y esta causando.
    • Sentirse triste o indiferente sin razón aparente
    • Llorar fácilmente o sin razón y muchas veces solo.
    • Sentirse decaído, sentirse cansado  en  estado depresivo.
    • Sentirse inquieto e irritable
    • Sentir que no vale nada,  sentirse culpable o  sentir que no merece ser amado.
    • Cambios en el apetito; cambio en su peso sin estar tratando de cambiarlo.
    • Dificultad para recordar cosas o concentrarse para tomar decisiones.
    • Dolores de cabeza, de espalda o problemas digestivos.
    • Problemas con el sueño o querer dormir todo el tiempo.
    • Problemas de sueño; por exceso o por defecto.
    • Alteraciones en la alimentación; o perdida de apetito o comer demasiado.
    • Problemas para concentrase o para tomar decisiones.
    • Pérdida de energía, cansancio injustificado
    TRATAMIENTO SUGERIDO PARA UNA PERSONA BIPOLAR
    • Comparta todos sus síntomas, antecedentes médicos personales y familiares con su médico. Muchas personas con trastorno bipolar no son diagnosticadas correctamente. Un diagnóstico correcto le brinda la mejor oportunidad de obtener un tratamiento útil.
    • Lea acerca del trastorno bipolar y compartir con su familia lo que aprende. Su médico le puede aconsejar fuentes de información para ayudarlo a aprender más.
    • Mantenga la misma rutina. Acuéstese y levántese más o menos a la misma hora todos los días. Coma comidas que sean buenas para usted y haga ejercicio físico siempre en los mismos horarios.
    • Tome su medicamento cada día y no deje de tomarlo incluso si comienza a sentirse mejor. Es posible que el medicamento y la terapia demoren un tiempo en producir un efecto en su vida. Trate de ser paciente y de mantenerse enfocado en sus metas.
    • Evite la cafeína y los medicamentos para tratar resfriados, alergias y dolor, que se obtienen sin receta médica. Pregúntele a su médico antes de tomar alcohol o usar cualquier otro medicamento.
    • Evite el alcohol o cualquier otra droga que altere su carácter.
    • Trate de evitar el estrés.
    • Aprenda a distinguir los signos de alarma que se manifiestan al comienzo de su enfermedad. Dígale a su médico cuando note cambios en su humor o su comportamiento.
    • Inscríbase en un grupo de apoyo. Usted y su familia pueden compartir información y experiencias con el grupo de apoyo.
    • Toda persona bipolar tiende a ser sexualmente compulsivo o adicto al sexo en las etapas de manía. Asista a un grupo de apoyo como Sexo Adictos Anónimo. Si no hay uno en su Área, consulte toda la literatura acerca de este tema.  Busque ayuda psiquiátrica o psicológica. Es sumamente necesaria en estos casos.

    COMPORTAMIENTOS QUE PUEDEN LLEVAR RECAIDAS TANTO MANIACAS COMO DEPRESIVAS
    Los siguientes comportamientos pueden llevar a recaídas, tanto maniacas como depresivas:
    • La descontinuación o terminación de la medicación sin consultar con su médico.
    • Estar mal medicado. Generalmente el tomar una dosis menor de un estabilizador de ánimo pueden llevar a una manía. El tomar una menor dosis de anti-depresivos pueden causar una recaída depresiva, mientras que dosis muy elevadas pueden llevar a episodios mixtos o episodios de manía.
    • El tomar drogas duras-sean medicamentos o no- tales como la cocaína, alcohol, anfetaminas u opioides. Estas tienden a empeorar los episodios.
    • El dormir demasiado o muy poco. Dormir demasiado (posiblemente causado por la medicación) puede llevar a la depresión, mientras que el dormir muy poco puede conducir a episodios mixtos o maniacos.
    • La cafeína pueden causar desordenes en el ánimo que pueden conducir a la irritabilidad, la disforia y la manía.
    • Usualmente los pacientes tienden a auto-medicarse, siendo la drogas más comunes el alcohol y la marihuana. Algunas veces se vuelven hacia las drogas duras. Estudios han demostrado que el fumar tabaco induce un efecto calmante en la mayoría de los pacientes, y un alto porcentaje de las personas que sufren del trastorno suelen fumar tabaco.[35]

    Trastorno Bipolar - Fase maniaca
    RIESGOS DE SUICIDIO, O NO TENER MIEDO A LA MUERTE
    Las personas que padecen de trastorno bipolar tienen una posibilidad incrementada tres veces más de poder llegar a cometer suicidio que la de aquellos que padecen de depresiones mayores (12% a 30%). Aunque muchas de las personas que sufren del trastorno realmente nunca logran cometer el suicidio, el promedio anual de suicidio en hombres y mujeres diagnosticadas con la enfermedad (0.4%) es de 10 hasta 20 veces mayor que en la población general.[36]
    Individuos que padecen del trastorno tienden a tener tendencias suicidas, especialmente durante los estados mixtos de hipomanía y depresión agresiva.